Con perro Nuevo

Bueno, la historia es mas o menos simple. Desde siempre, o al menos desde que tengo conciencia, me han gustado los animales. Indistintamente la especie siempre les he encontrado un atractivo, un no se que que que se yo, digámoslo así. Pues bien, de un tiempo a esta parte, ha habido muchos animales en desgracia que han caído en mis manos. Honestamente, no hay cosa que despierte en mi mayor ternura que un animal en desgracia. Existen en mi infinitas ganas de ayudarlos,, por mi los recogería todos y los salvaría de su desgracia, claro, guardando las proporciones de cada caso en si. Bueno, últimamente me he puesto a reflexionar al respecto, y las conclusiones a pesar ( mi pesar ) de no ser muy alentadoras o , mas bien, de no inclinarme a favor de mi dignidad, me han traído sensaciones bastante satisfactorias, por ejemplo, pensaba en mi actitud paternal: siempre me ha gustado proteger, ayudar al mas desvalido, tengo una debilidad con la desgracia que es tremenda, y me carga, francamente, creo que la gente en desgracia no merece ser ayudada, porque en su condición de seres humanos, y en pleno uso de su razón pertinente, deberían medir las consecuencias de, sea como fuere, fueron sus actos. Pero bueno, es así. En fin, de todos estos animales que han caído en mis manos, los gatos siempre han sido mis favoritos. Es que, díganme que no, no hay cosa más rica que un gato amasándote en la mañana, o cuando menean las cosas con sus patas como si fueran manitos, o cuando ronronean y ronronean y se soban contigo. Si, si, lo se, se nota que me encantan, y es por eso que en mi existencia siempre los gatos han sido una compañía, desde pendejo hasta ahora. A mi un gato como compañía me pone feliz, me alegra el rato, es como mi endorfina. Por mi tendría muchos, pero por las circunstancias solo puedo tener uno. Hoy me acompaña la Lucy, que esta loca. Aaps, otro animal que adopte es el perro ( no le he puesto nombre porque le odio en secreto) que es un maldito malhechor que me ha contribuido a la destrucción parcial de mi closet, el muy hijo de perra.

Aaaps, olvidaba lo mas importante. El otro día me encontré un perrito botao, taba por ahí tomando café (aunque me late que quería té de bolsita). Así que lo recogí y me lo traje. Y ahis ta, bien lindo me salio, con bonito pelaje y too. Le tome harto cariño, y le hago harto cariño, bueno, cuando tengo tiempo pa hacerle cariño, mas quisiera yo tener al perrin y a la Lucy conmigo todo el dia… pero, no se pepe…



1 comentarios:

Dámaso Bahamondes dijo...

Como muy bien dices, no se pepe
jejejee
Mendfez es una de las entradas mas tiernas que te he visto, a i me regalaran un gato esta semana o la proxima, quiero ponerle un nombre prepotente, besos.-

Blogs de Interes