EL PERFUME BARATO HA SIDO Y ES POR SU ESENCIA LO QUE USO

Es media tarde en Santiago, una media tarde cualquiera de otoño. Si, supongan que hay hojas botadas por todos lados, todo medio tono café en degrade con amarillo. Con culpa en esa media tarde me encamino al metro, para hacer algo que debo hacer porque debo hacerlo, no por que quiera hacerlo ni mucho menos porque se me antoje, es un deber. Como cagar, o no?. Creo que no, cagar es una necesidad al fin. Camino rápido, porque deseo demorar poco. Junto mis piernas, me pongo los audífonos, canción uno de Tidal, Fiona Apple suena (que copia la de Francisca Valenzuela, y con descaro le llama inspiración), y me dispongo a seguir camino al metro. Antes de entrar a la estación me topo con un vagabundo. Me pide plata, me siento a su lado, huele mal, como a orina, le pregunto para qué quiere la plata. Me dice para comer. Le compro una empanada de pollo mandarín que vende un carrito fuera del metro. Se la come, y me pide plata de nuevo. Me río, porque inerte siempre tiendo a reír. Es como si creyera que tengo bonita sonrisa, quizás la tengo, no me la veo seguido, no me río cuando me miro en un espejo. Bueno, pues sigo, decía que me reí, y le pase quinientos pesos, quinientos pesos que no quería pasarle, pero quería saber que iba a hacer con ellos. Él los guardo en su bolsillo. Gástalos, le impreco, anda a gastarlos ahora, que quiero ver que te compras. No te preocupís que no te los quitare. Gástalos no mas con confianza. Me mira en vago, y esboza algo así como una sonrisa, pero una sonrisa avernacular, del infierno a su mesa me sonrieron mas encías que dientes, y los pocos dientes que hubieron eran más piedras con barro y caca que perlas relucientes. Aun así, no esperaba otra cosa. Volví a reír, porque, como dije, me da por reír como inerte, por inercia quise decir. Alguna vez escuche que los simios o mandriles o no sé qué o cual primate, usaba la sonrisa, o bien mostraba los dientes, como forma de sumisión. En mi caso no sé si es así, mas bien, creo que sonrío para caer en gracia. Porque, como razón estadística improvisada, la mayoría de las veces que sonrío obtengo más beneficios que contratiempos: más helado en la heladería, el pedazo de pastel más grande, que me atiendan con mayor esmero, etc. En fin, el asunto es que recaí en la risa. El vagabundo dijo que se compraría un copete. A que bien, le dije, el alcohol te matara mas rápido, y como vivir es una mierda, replique, es lo más sano que puedes hacer. Como me dio asco seguir al lado del vago, porque su olor a orina seca era nauseabundo, me puse de pie y volví a mi deber. Entré a la estación del metro, puse la tarjeta estudiante gratuita que me conseguí por ahí, 0,0 marcó. Maravilloso. Entro al metro, hediondo a persona. Odio el olor a persona. Y bueno, con mis audífonos puestos, sigue sonando Fiona, y siento que alguien me topa el hombro con el índice. Hola, me dice, no te acordai de mi… achino los ojos, así como con cara de simpático, y le digo, emm no, no se quien eres. Soy yo, me dice, la Monica. La Monica, que Monica?, le dije. Ai weon, como no te acordai de mi. Como ai estao. Bien le digo, o sea, bien. Puta weon, tenimos que juntarno weon, pa que hablemos con la romi y la Daniela. Emm.. no se, en serio no me acuerdo de ti, te lo juro. Aii, ya me tengo que bajar, me dice, toma, me pasa una tarjeta con su número y su nombre. Romina García, dice. Bueno, yo, aun sobresaltado y medio rojo en medio del olor a gente, sigo mi camino. Me bajo del metro, recuerdo que no tengo nada que hacer, que el trámite no se puede hacer porque es día domingo, y esta todo cerrado. Así que me devuelvo a casa.

4 comentarios:

Dámaso Bahamondes dijo...

Jajaja yo crei que ibas a decir Monica Naranjo, como anoche te hablé tanto, jajaajaj

besos mendfez

Andre Mendfez dijo...

ajajjaa ni dios lo quiera wn!!!

Carlo Constantini dijo...

Es que en verdad, sí estaba hablando cualquier tontera. Es que es pues Prohibido Leer...

Salu2

Patrick dijo...

Me carga cuando me saluda gente que no conozco o que no me acuerdo, me saludan con tanta euforia como si supiesen todo sobre mi vida.
Todos los vagabunos piden plata con la excusa de comer. Saludos.

Blogs de Interes